DISCURSO DEL MAGISTRADO EDGAR ELÍAS AZAR, PRESIDENTE DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA Y DEL CONSEJO DE LA JUDICATURA DEL DISTRITO FEDERAL, DURANTE LA PRESENTACIÓN DEL SISTEMA INTEGRAL PARA CONSULTA DE RESOLUCIONES.

México DF, 25 de junio de 2012.

Auditorio Benito Juárez

 

Compañeros magistrados, compañeros jueces: muchas gracias por su presencia, y creo que hoy, va a ser el parteaguas para poder tener acceso por línea de todas las resoluciones judiciales.

 

Desde el inicio de esta gestión, hace poco más de cuatro años, en cada uno de los mensajes que esta Presidencia ha emitido, he insistido muchísimo en la modernización de nuestro Tribunal, desde su planeación hasta el cumplimiento de cada meta, ya sea tratándose de reformas judiciales –que, entre paréntesis, hemos impulsado muchas, inclusive ya llevamos dos constitucionales–, rendición de cuentas o derechos humanos, entre otros rubros.

 

Hoy lo que nos ocupa a todos, sin excepción, es el tema de las tecnologías de la información que desde el plan institucional 2008 al 2011, a través del Programa de Modernización Tecnológica, me he comprometido en impulsar, consciente de las restricciones económicas, mismas que la realidad es que no nos detuvieron para seguir avanzando y continuando brindando atención a nuestros justiciables.

 

Por ello, para contar con la infraestructura de sistemas y telecomunicaciones indispensables para modernizar el Tribunal, se contrató con el Banco Mundial, por la cantidad de 175 millones de pesos, todo el cableado, todas las instalaciones, y todo lo que hoy estamos viendo los resultados.

 

Ahora contamos con quioscos para consultar acuerdos, uso inalámbrico de Internet en tres principales sedes del Tribunal, la sustitución de la gran parte del equipo de cómputo, y la actualización en la página web, y el aumento de la conectividad de nuestros inmuebles.

 

Se han mejorado los sistemas con los que trabajan las distintas áreas, como son control de la nómina, resguardo y destrucción de expedientes del Archivo Judicial que no forman parte de nuestro acervo histórico, el turno de la Oficialía de Partes Común, la asignación aleatoria para consignaciones penales y la de peritos, así como el control de multas judiciales.

 

Todo eso es parte de la innovación tecnológica con las que cuenta hoy ya el Tribunal.

 

También se construyó el Sistema de Gestión Judicial Penal, en la modalidad oral con recursos del Fondo Jurica, para incorporarse en la implementación de la reforma constitucional penal.

 

Derivados de estos avances, fue necesaria la contratación de servidores con mayor capacidad para la integración de las bases de datos y el soporte de las aplicaciones informáticas, así como la adquisición de computadoras personales e impresoras láser para órganos jurisdiccionales.

 

Por otra parte, las áreas de apoyo judicial y administrativo, se dispuso en un programa de mantenimiento preventivo y correctivo para toda la infraestructura tecnológica; se cuenta, además, de servicios de telecomunicaciones y servicios web, con instituciones externas en intercambio de información y el desarrollo de actividades sustantivas, como son Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública, ambas del Gobierno del Distrito Federal; la Dirección General de Profesiones y convenio que pronto firmaremos con el Banco de México y el Banco Santander, para el tema de los certificados de depósito y las consignaciones.

 

Por tanto, las tecnologías de la información, fortalecidas en los años anteriores, se han convertido dentro de nuestro plan institucional 2012-2015, en un objetivo estratégico debido al impacto trascendental de la ciudadanía; permitiendo, con ello, la modernización del Tribunal y el acercamiento a la ciudadanía, garantizando de una mejor manera el cumplimiento de los principios que rigen la función judicial, establecidos en nuestra Ley Orgánica.

 

Los servicios serán: la creación del Sistema Integral para la Consulta de Expedientes, denominado coloquialmente como SISE; fortalecer el nuevo sistema de oralidad mediante el uso de tecnologías de telepresencia; la creación de un monedero electrónico que permita la venta de todos los productos y servicios que podrá ofrecer el Tribunal, desde copias certificadas y toda la gama de servicios que tiene nuestro Tribunal, para el efecto de concentrar los recursos en un mejor control de los ingresos; consolidar un centro de atención telefónica que reciba todo tipo de reportes, promueva los servicios, oriente a los usuarios y al público en general; integrar la firma electrónica avanzada a todos los aplicativos digitales institucionales del Tribunal;    incorporar, previo los ajustes legales necesarios, la notificación electrónica al sistema integral para la Consulta de Resoluciones por Internet. Y actualizar físicamente los centros de cómputo, de acuerdo a la normatividad de seguridad institucional y las mejores prácticas de tecnología.  

 

Hoy nuestros esfuerzos nos llevan a informar, de manera formal, la puesta en marcha del Sistema Integral de Consulta de Resoluciones: Sicor, siendo éste una herramienta tecnológica al servicio de la administración del Tribunal y de comunicación al exterior de éste, el cual beneficiará directa e indirectamente a todos los trabajadores.

 

Sabemos, por medio de nuestros compañeros jueces, a quienes les reconozco profundamente, así el Consejo de la Judicatura, como su servidor, el esfuerzo realizado por la Oficialía Mayor, y por ellos, en la implementación de este sistema; ha servido para realizar las pertinentes y necesarias acciones y dotar de infraestructura y capacitación al Tribunal.

 

Mi reconocimiento a la Oficialía Mayor por el esfuerzo de años, y, sobre todo, particularmente a los ciudadanos jueces, de quienes espero su cambio de mentalidad, su esfuerzo para poder corregir todos los yerros que puedan presentarse. Sé que todos los cambios en el Poder Judicial, por lo menos de eso tenemos fama, son muy complicados, esperamos que éste no lo resulte tanto.

 

Ahora estamos subiendo aproximadamente ya…llegamos a los 12 mil acuerdos diarios; estamos casi en el 100 por ciento de los acuerdos que se emiten por el Tribunal.

 

El Sicor ahora es una realidad, nos involucra y nos compromete con nuestra labor, porque todo nuestro desempeño tendrá implicaciones con la ciudadanía que nos tendrá más presentes, pero, sobre todo, vamos a tener…vamos a ser mucho más accesibles para ellos.

 

Ahora nuestro rumbo se encuentra enfocado a una mejora en la gestión de la organización, de la aceptación de las tecnologías de la información que ayudarán a fomentar las capacidades, permeando al personal que integra a todas las áreas de nuestra institución.

 

Ante ello, estoy consciente de que todos tenemos miedo al cambio, y sí, es cierto, ¿verdad?, el cambio da miedo, las innovaciones dan miedo porque se van a presentar muchos problemas, y eso, pues, eso es mi miedo, que se presenten problemas.

 

Pero de lo que no tengo miedo y de lo que tengo muchísima certidumbre, es que no hay ningún problema en esta Ciudad de México, en toda su historia, que sea más grande que nuestro Tribunal. Tenemos un Tribunal lo suficientemente grande como para enfrentar una ciudad de este tamaño y una ciudad mil veces más grande que esta en la que vivimos actualmente, y, por lo mismo, los que tienen miedo al cambio, que se hagan a un ladito porque todo cambia, ¿verdad?, menos que todo va a cambiar, es decir: lo que nunca cambia es que tenemos que cambiar; es siempre para mejorar.

 

Por ello, nos cuesta trabajo pensar en esta transformación pueda aportar una situación mejor de la que ya tenemos y así lo esperamos.

 

Debemos ser conscientes de que cuanto más rápido nos adaptemos al cambio, más fácil podremos desarrollar nuestro trabajo y con ello conseguiremos cumplir con la misión que nos hemos impuesto, que es impartir justicia pronta, expedita, completa, imparcial, transparente, confiable y segura, con la incorporación de los nuevos modelos de oralidad y sistemas de gestión modernos que permitan optimizar nuestra labor y mejorar la calidad del servicio que otorguemos a las personas que habitan y transitan en la Ciudad de México, y, sobre todo, hacerlo con perspectivas de derechos humanos y de género.

 

Muchas gracias a todos, y esperamos que esto sea para bien de la justicia de nuestro Tribunal y de la Ciudad de México.

 

Muchas gracias a todos.

 
 
ir hacia arriba en el documento
imprimir contenido
Recomienda este Sitio a un amigo
Aumentar tamaño de la tipografía Ajustar tipografía al tamaño normal Disminuir tamaño de la tipografía